Lo de Macri es una decisión, no es un error.


Maria-Lorenza-Barreneche-Alfonsin-TELAM_CLAIMA20160106_0135_28

Raúl Alfonsín asumió hace ya casi 33 años la responsabilidad de encabezar la lucha para terminar con el poder dictatorial de las Fuerzas Armadas.  Durante más de medio siglo ese poder había sido puesto al servicio de las minorías que oprimieron, castigaron, y asesinaron a nuestro pueblo.

Millones de argentinos dijeron basta por entonces, e iniciaron la dura reconstrucción de nuestra democracia.

El camino fue y es largo y difícil.  La resistencia de los dictadores no tardó en aparecer: Carapintadas, supuestos héroes de Malvinas, punto final y amnistías fueron escollos que tuvo que sortear nuestra Sociedad.

La clara decisión de NUNCA MAS, que unifica a los más diversos actores sociales y políticos de la Argentina sigue siendo la convicción con que nuestro Pueblo mira hacia el futuro, más allá de padecimientos y penurias con los que se lo sigue castigando desde los Gobiernos de turno.

Ahora el Presidente decidió dar marcha atrás con la restricción que desde el poder civil se le impuso a las FFAA y anula el decreto ejemplificador de Alfonsín.

Mauricio Macri cree que llegó la hora de que nuestros efectivos militares dejen de rendir cuentas ante los Gobernantes Civiles elegidos democráticamente.  Probablemente desde aquel entonces haya rechazado la decisión de nuestro primer Presidente posterior a la Dictadura genocida.

Lo de Macri es una decisión, no es un error.

Muestra crudamente, como cantidad de otras decisiones y opiniones de El y sus funcionarios, sobre el rumbo que lleva su Gobierno, hacia donde se dirige, a quienes favorece.

 

Horacio Alcuaz

Secretario General

GEN Vicente López

3.6.2016